Sabías que:

En su primera audición para la Metro Goldwyn Mayer, Fred Astaire fue evaluado del siguiente modo en un memorando: «Es ligeramente calvo, no sabe actuar y baila muy poco». El genial Astaire conservó ese memo sobre la chimenea de su casa en Hollywood.

El profesor de Ludwig Van Beethoven creía que su discípulo no tenía futuro alguno como compositor. Pese a una vida plagada de sufrimientos físicos y morales, años después Beethoven compuso nueve incomparables sinfonías.

Walt Disney fue despedido de un diario «por falta de ideas». Y antes de fundar Disneylandia, quebró cuatro veces.

A Thomas Alva Edison, el inventor de la lamparita eléctrica, sus maestros lo consideraban demasiado tonto para aprender algo o crear algo útil.

El notable físico Albert Einstein no habló hasta los cuatro años ni escribió hasta los siete. Era un alumno de constantes bajas notas, en especial en física. Su maestro decía que era «mentalmente lento y soñador». Y, además, cuando quiso ingresar a la Escuela Politécnica de Zurich, fue rechazado por incapaz.

Luis Pasteur, el descubridor de la vacuna contra la rabia, fue un alumno mediocre en la universidad; al punto de que sus calificaciones lo ubicaban en el 15º lugar entre 22 alumnos.

Antes de ser publicado en 1970, «Juan Salvador Gaviota», de Richard Bach, fue rechazado por 18 editoriales. Sólo en los Estados Unidos, hasta el 2005 llevaba vendidos más de doce millones de ejemplares.

A Louise May Alcott, la autora de «Mujercitas», su familia le pedía que consiguiera trabajo como costurera o mucama.

El padre del escultor Auguste Rodin decía de él: «Tengo un hijo idiota». Y su tío lo llamaba «ineducable». Además, fracasó tres veces al intentar ingresar en la Escuela de Bellas Artes. Terminó esculpiendo obras de la talla de «El Pensador».

De León Tolstoi decían que «no tenía capacidad para aprender». Es el autor de «La Guerra y la Paz».

Babe Ruth es una suerte de ídolo norteamericano. Como jugador de béisbol, batió el récord de carreras en un partido, pero también el de lanzamientos fallados. A pesar de esto último, es considerado el mejor jugador de la historia en este deporte.


Tantas veces dejé de lado mis sueños por pensar en lo que dirán los demás, por no creer posible lo que me aparecía como algo lejano, es que tantas veces le di más importancia a la mirada de los demás, a mi propia mirada, esa que por no creer en mi daba peso a lo que los demás decían sobre mis sueños.

Cuantas veces escuché es una locura, no se puede y por no creer en mi le di valor a esos comentarios y mirando este escrito que, buscando inspiración para mi proyecto de certificación como coach encontré en Internet, pienso ¿Qué hubiera sido de todas esas grandes personas si se hubieran dado por vencidos ante la mirada y opinión de los otros?

¡No permitas que otra persona diga de lo que tú eres capaz!!! Aunque esa persona seas tu mismo

Ing. MBA. Mónica Panzoni

Coach Ontológico Profesional (AACOP-FICOP)

Coach Organizacional (AACOP-FICOP)

Instagram

Facebook

 

#Coaching #CrecimientoPersonal

 

Leave a Reply

Escribinos!
Hola! Escribinos
Hola! en que podemos ayudarte?